“Las comunidades afectadas por catástrofes tienen derechos” – Elmehdi Ag Wakina

14 December 2015 | Sphere Project

Elmehdi Ag Wakina

En 2012, la Ayuda de la Iglesia Noruega -un miembro de la Alianza ACT- introdujo a Elmehdi Ag Wakina y sus colegas a las normas y principios Esfera. Foto © Richard Mané / El Proyecto Esfera

"Lo que nos llamó especialmente la atención fue la cuestión de la rendición de cuentas", dice Elmehdi Ag Wakina, recordando el taller de capacitación en el que sus compañeros y él descubrieron los principios y normas Esfera.

"Este concepto nos llamó mucho la atención", explica Elmehdi, "porque por lo general las organizaciones, cuando hablan de rendición de cuentas, sólo piensan en los organismos donantes. De modo que se olvidan de que también han de rendir cuentas ante los beneficiarios, porque al fin y al cabo han recibido el apoyo por parte de los organismos donantes en nombre de los beneficiarios."

Miembro de la minoría ética tuareg de Mali y maestro de formación, Elmehdi trabajó en escuelas primarias y secundarias antes de entrar en el sector de las ONG.

"Dejé la enseñanza clásica para dedicarme a la formación de personas adultas", dice. Le atrajo el dinamismo del trabajo de desarrollo, donde disfrutó de "la posibilidad de crear, de innovar, y de oportunidades de cambio en cuanto a las formas de hacer y actuar".

En 1996, se unió a la Asociación Maliana para la Supervivencia en el Sahel (Association Malienne pour la Survie au Sahel, AMSS), una pequeña ONG activa en el campo del desarrollo. Elmehdi comenzó trabajando como capacitador de animadores; seis años más tarde, asumió el puesto de administrador de la organización, y dos años después fue nombrado Director de programas, el puesto que ocupa al día de hoy.

La AMSS comenzó a trabajar en respuesta humanitaria hace tres años. "En marzo de 2012, nuestro país conoció una crisis multidimensional: de seguridad, alimentaria y política", recuerda Elmehdi. Las regiones del norte del país fueron escenario de una sublevación de rebeldes tuareg, a la que siguió la toma de control por parte de militantes islamistas.

"Las tres regiones del norte del país fueron ocupadas durante casi un año por grupos armados. Y esto hizo que una cuarta parte de la población se desplazara ya sea dentro del país o al exterior para refugiarse en otros países. Las poblaciones que permanecieron en sus hogares estaban en una situación muy precaria, porque ya no había ningún tipo de servicio social de base y las actividades económicas también se detuvieron."

Frente a esta situación, la AMSS y sus socios decidieron participar en acciones de emergencia. Comenzaron por realizar distribuciones alimentarias, además de apoyos nutricionales para niños, embarazadas y madres lactantes.

En este contexto, la Ayuda de la Iglesia Noruega -un miembro de la Alianza ACT y socio de la AMSS- introdujo al personal de la organización a las normas y principios Esfera.

El primer taller de capacitación estuvo centrado en los principios humanitarios, la calidad y la rendición de cuentas, e incluyó un acercamiento a las normas sectoriales del Manual Esfera. Cinco coordinadores además del Director de programas fueron formados. Éstos, a su vez, capacitaron a los responsables de la puesta en práctica de los proyectos en el terreno.

Además de la rendición de cuentas ante los beneficiarios, Elmehdi comenta que "el curso de capacitación puso especial énfasis sobre los derechos -derechos, no necesidades. Hace falta que las personas sepan que las comunidades afectadas por desastres tienen derechos, y tenemos que hacerlos valer".

"No estamos en esto por caridad, sino que estamos aquí como actores humanitarios. Y las comunidades también son actrices, pueden sugerir mejoras, mientras que en el pasado la gente pensaba que una comunidad no tenía nada que decir. Solo hacía falta intervenir, y punto. Eran solamente consumidoras. Entonces realmente esto ha mejorado la calidad de las intervenciones, la forma de hacer las cosas, de actuar a nivel comunitario."

Actualmente, la AMSS funciona en 40 de las 52 comunas de la región de Tombuctú y tienen la intención de ampliar el campo de acción de sus actividades para incluir las regiones de Mopti y Segú en el sur del país.

¿Qué ha cambiado tras la incorporación de las normas Esfera en su trabajo? "El cambio es que vemos que no somos los únicos que las utilizan: formamos un grupo de actores que deben darse la mano los unos a los otros para mejorar la calidad de las intervenciones", dice Elmehdi.

Él ve en las normas Esfera una herramienta que contribuye a superar uno de los desafíos existentes en el sector humanitario: la falta de coordinación. "A veces, los actores humanitarios tienen cada uno sus objetivos. De tal modo que no siempre todos siguen la lógica de coordinación que está allí para asegurar la calidad de las intervenciones humanitarias."

Es por esto, dice Elmehdi, que "pensamos que una buena divulgación de las normas Esfera a nivel de país e incluso a nivel regional puede tener un verdadero impacto sobre la calidad de nuestras intervenciones".

Por eso, concluye, "hace falta un trabajo holístico de divulgación de las normas a todos los niveles, en cualquier lugar donde haya catástrofes, e incluso en los entornos donde no hay catástrofes, porque siempre hay que preparase".

[Elmehdi Ag Wakina participó en el primer taller regional de profesionales de Esfera en África Occidental y Central celebrado el 28 y 29 de octubre en Dakar.]

Descubra otros profesionales de Esfera en África Occidental y Central:

Print this page
RSS A A A

Reciba el boletín mensual de Esfera