Enfrentar los retos humanitarios en Irak – Hameed Kareem

14 October 2015 | Sphere Project

Hameed KareemCumplir con las normas de Esfera a veces puede ser todo un reto, pero aún así son relevantes, dice Hameed Kareem. Foto: © Bilal Jarekji / El Proyecto Esfera

Hameed Kareem sabe de primera mano qué significa necesitar asistencia humanitaria. Como miembro de la minoría kurda en Irak, él y su familia fueron internamente desplazados bajo el régimen de Saddam Hussein, cuando el gobierno suprimió los levantamientos populares que tuvieron lugar inmediatamente después de la Guerra del Golfo en 1991.

"En ese momento, todos nosotros tuvimos que abandonar nuestras casas, porque teníamos miedo del ejército iraquí, cuando regresaron para matarnos y torturarnos. Fue un desplazamiento masivo que afectó a unos tres millones de kurdos," recuerda Kareem.

Cuando regresó a casa, como joven licenciado universitario, comenzó su vinculación con el sector humanitario a través de CARE Internacional. "Fue un período realmente muy difícil. Las horas de trabajo eran muy largas y la distancias que tenía que recorrer muy grandes. En aquella época, mi familia me dijo que lo dejara. Pero yo dije ‘No, me gusta.' Así que me quedé, y de eso hace ya unos 24 años."

En la actualidad, Kareem es Director para Irak de International Relief and Development (IRD). Su trabajo lo pone en contacto con refugiados sirios, las comunidades que los acogen y están soportando la carga de tener que compartir unos recursos limitados, y con organismos locales que responden a las necesidades de las minorías religiosas.

Kareem vive en Erbil, la capital del Kurdistán Iraquí, donde una parte importante del trabajo de IRD consiste en asistir a personas que han sido internamente desplazadas al huir del grupo Estado Islámico.

"Hemos construido un campamento de 1.500 tiendas de campaña con toda la infraestructura, y ahora estamos expandiéndolo para recibir a unas 500 familias adicionales," dice Kareem. El campamento, conocido como Laylan, se ubica a unos 20 kilómetros al sudeste de la ciudad de Kirkuk.

El compromiso de Kareem con los principios y las normas Esfera data de la primera edición del Manual Esfera. "Me interesó desde la primera vez que lo vi, en 1998," recuerda. Y en lo que parece ser una trayectoria típica para un profesional de Esfera, su compromiso inicial ha continuado a lo largo de su carrera profesional y en diferentes organizaciones humanitarias.

Kareem utilizó el manual durante su trabajo con UNICEF en 2000-3; ofreció capacitación en normas Esfera a ONGs locales mientras trabajaba para el Comité Internacional de Rescate en 2003; y capacitó a personal del gobierno y de ONGs internacionales como miembro del equipo de IRD tras asistir a un curso de capacitación de capacitadores en Túnez en 2009.

"Esfera es una herramienta muy buena que te ayuda a alcanzar un entendimiento común con los beneficiarios, el gobierno, otros organismos e incluso dentro de tu mismo equipo. Ésta es una de las formas en que las normas mínimas son útiles," dice Kareem.

De ahí que en estos momentos IRD esté traduciendo el Manual Esfera al kurdo, como parte de sus programas de respuesta a emergencias y fortalecimiento de la capacidad de organizaciones comunitarias. Kareem espera que la versión en kurdo del Manual esté lista para mediados de 2016.

Sin embargo, él también reconoce que "cumplir con las normas Esfera a veces puede ser todo un reto." Por ejemplo, cuando el grupo Estado Islámico atacó a la minoría yazidi en agosto de 2014, el flujo de personas desplazadas fue abrumador. "En una ciudad como Dohuk, llegó a haber una persona desplazada por cada persona de la comunidad local."

Bajo unas condiciones increíblemente precarias, no había forma de cumplir con las normas Esfera. "Teníamos dos, tres familias compartiendo una tienda de campaña. Podíamos distribuir solamente pan y agua a personas que en otras circunstancias solo habrían recibido una comida al día. El gobierno, los organismos de la ONU, las ONG internacionales, todos pusieron todo su empeño, pero las necesidades fueron tan abrumadoras que no podían afrontarse," recuerda Kareem.

"Está claro que se trata de un problema de financiación insuficiente, pero también se trata de que la situación es demasiado dura," añade Kareem. "Así que hubo períodos en los que, previo acuerdo con nuestros donantes, nos centramos en mantener vivas a las personas, en evitar que murieran de frío o hambre."

Para Kareem, esto no quita ninguna relevancia a Esfera. Porque incluso en esas situaciones los valores esenciales de Esfera continúan guiando el trabajo humanitario: "Creemos que cuando las personas se encuentran en una situación de necesidad, tienen derecho a recibir apoyo, y nuestra misión es apoyarles y respetar su dignidad."

[Hameed Kareem participó en el primer taller regional de profesionales de Esfera en Oriente Medio y África del Norte celebrado el 3 y 4 de mayo en Ammán.]


Conozca otros profesionales Esfera en Oriente Medio: 

Print this page
RSS A A A

Reciba el boletín mensual de Esfera