¿Qué tiene que ver la cultura con la manera en que las personas enfrentan los desastres?

06 November 2014 | Sphere Project

Mire una reseña animada del Informe mundial sobre desastres 2014 (con subtítulos en castellano).

¿Qué se puede hacer cuando la población local atribuye una inundación a la ira de una diosa? ¿O una erupción volcánica al dios de la montaña? Éstas son algunas de las preguntas planteadas en el Informe mundial sobre desastres 2014 - Cultura y riesgo.

El primer ejemplo se refiere a la crecida del río Kosi, en la India, en 2008; el segundo, a la erupción del monte Merapi, en Java Central, Indonesia, en 2010. El Informe, publicado recientemente por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), presenta aun otros ejemplos.

Tras el tsunami de 2004 en Aceh, Indonesia, muchos creyeron que se trataba de una retribución o castigo divino por haber permitido el turismo o las perforaciones petrolíferas. En 2005, durante el huracán Katrina, algunas personas en los Estados Unidos creían que éste manifestaba el descontento de Dios con determinados comportamientos de algunas personas que residen en Nueva Orleans o que visitan la ciudad.

La actual epidemia de ébola en África occidental muestra que creencias culturales y concepciones erróneas pueden tener una influencia negativa en los esfuerzos por contener la propagación del virus.

De acuerdo con el Informe, los proyectos de reducción del riesgo de desastres y de recuperación después de los desastres son menos eficaces si no toman en cuenta cabalmente de qué manera incide la cultura en la relación de la población con el riesgo. Y sin embargo, habitualmente la cultura no es una consideración esencial en las actividades de reducción del riesgo de desastres.

Por ello, el Informe aboga por la adopción de un nuevo enfoque que tenga en cuenta lo que piensan la población y las instituciones con respecto al riesgo y la forma en que se comportan y actúan en ese contexto.

La incidencia a largo plazo de la labor de las organizaciones humanitarias será limitada, dice Elhadj As Sy, Secretario General de la FICR, "si no se toman adecuadamente en consideración las culturas, las creencias y el comportamiento de las personas respecto de los riesgos, y si no trabajamos sobre la base de los conocimientos locales".

El informe también presenta en forma resumida los principales desastres acaecidos durante el año. Alrededor de 100 millones de personas sufrieron las consecuencias de algún desastre en 2013; de ellas, el 87% vive en Asia.

Como en años anteriores, las inundaciones constituyeron el desastre natural más frecuente, seguidas por las tormentas. En total, los desastres naturales causaron en 2013 daños estimados en más de 118 mil millones de dólares estadounidenses. Esta cifra es la cuarta más baja de la década.


Print this page
RSS A A A

Reciba el boletín mensual de Esfera