La respuesta humanitaria necesita un enfoque de base amplia

14 October 2015 | Sphere Project

La Consulta Global para la Cumbre Humanitaria Mundial que se celebra en Ginebra esta semana es una oportunidad imperdible de preguntarnos qué se necesita realmente para que los compromisos con una asistencia de calidad se hagan realidad.

Por Christine Knudsen *

Unos 900 representantes de alto nivel de una amplia gama de grupos de interés de la asistencia humanitaria se reúnen en Ginebra del 13 al 16 de octubre. La capital humanitaria mundial hará honor a su título -y a las promesas que representa- al organizar la Consulta Global para la Cumbre Humanitaria Global (WHS por su sigla en inglés).

Cumbre Humanitaria MundialLa reunión será la última oportunidad para que gobiernos, organismos de la ONU, ONGs, sector privado y otros puedan debatir en persona temas cruciales y prioridades antes de que el próximo año la comunidad humanitaria se reúna en la Cumbre de Estambul.

Entre estos temas, la efectividad y la calidad de la respuesta humanitaria ya tienen un puesto prioritario, pero las recomendaciones y los remedios propuestos aún son imprecisos o sólo son incrementales. Como muestra el recientemente lanzado informe Estado del sistema humanitario 2015, la mayoría de los profesionales humanitarios atribuyen al sector un bajo nivel de efectividad. Sabemos que lo debemos hacer mejor.

Mientras que la rendición de cuentas -tanto a poblaciones afectadas como entre diversos actores- ha sido una piedra angular de esta última década de reforma humanitaria, las preguntas relacionadas con la calidad de la asistencia han brillado por su ausencia en los debates acerca de la reforma y de la efectividad durante el proceso hacia la Cumbre.

Sin embargo, cuando azota una crisis, para millones de familias, mujeres, hombres, niñas y niños, la calidad es lo que aporta la diferencia entre sobrevivir y vivir con dignidad.

Como dice la presentación del Proyecto Esfera a la Cumbre, la calidad de la respuesta humanitaria no sólo es importante por sus resultados y su impacto, sino que un marco común de normas de calidad debe ser la base para cualquier debate significativo en torno a la rendición de cuentas.

Mientras que la Cumbre se mueve hacia un compromiso con un enfoque humanitario más inclusivo y respuestas más contextualizadas, la necesidad de este marco compartido es clara. Los actores de diferentes tradiciones que buscan aliviar el sufrimiento humanitario -basados en la solidaridad, los principios, la religión u otros factores- valoran disponer de un lenguaje operativo común para ser más complementarios y efectivos y, en última instancia, poder salvar vidas de forma más eficaz.

Desde su creación en 1997, el Proyecto Esfera ha sido un hogar donde se ha desarrollado este lenguaje común. Al ser un enfoque integrado a la asistencia de calidad, Esfera se utiliza con frecuencia para planificar, diseñar, monitorear, evaluar y coordinar los esfuerzos de ayuda.

Igual de efectivo con organizaciones de la sociedad civil y ONGs humanitarias que con gobiernos y autoridades nacionales, el papel de Esfera como marco global comprensivo para la política y práctica, la incidencia pública y la respuesta humanitarias ha ido creciendo.

La edición de 2011 del Manual Esfera sentó las bases de un enfoque integrado a la acción humanitaria que incluye el "por qué" (la Carta Humanitaria), el "cómo" (Normas esenciales -que ahora serán sustituidas por la Norma Humanitaria Esencial- y los Principios de protección) y el "qué" (normas mínimas para cuatro sectores de respuesta que salvan vidas) de la respuesta humanitaria.

También ha permitido que la experiencia y los conocimientos colectivos de miles de profesionales humanitarios se puedan reunir, debatir, destilar y adaptar a cada contexto. Al mismo tiempo, un lenguaje común como éste ha permitido que mucha gente de buena fe comprometida con actividades de ayuda pueda trabajar con actores humanitarios en enfoques coordinados.

La Cumbre Humanitaria Mundial puede ampliar este enfoque de base amplia aún más, hacienda un llamado a utilizar los principios y las normas Esfera como una base para la planificación, la programación, el monitoreo y la rendición de cuentas interoperable; una base que la comunidad de profesionales puede usar como punto de referencia para medir sus logros, sus brechas y sus avances en salvar vidas juntos.

Habrá más oportunidades para continuar ampliando esta base después de la Cumbre, ya que el Manual Esfera comenzará un proceso de revisión profunda y de amplio alcance a partir de mayo de 2016, con vistas a publicar una cuarta edición con motivo del 20º aniversario del Manual en 2018.

Nos comprometemos a asegurar que esta próxima edición se beneficie plenamente de contribuciones de las comunidades, la red de profesionales Esfera en todas las regiones del mundo y las autoridades nacionales que trabajan para adaptar las normas a sus propios contexto y enfoques de calidad.

La Consulta Global de Ginebra es un momento importante en la historia del sector humanitario. Alentamos a los participantes en la Cumbre a cumplir las expectativas de las personas afectadas por desastres o conflictos, tomando acciones decisivas para asegurar una asistencia humanitaria de calidad para una vida digna dondequiera que sea necesaria.

* Directora del Proyecto Esfera


Print this page
RSS A A A

Reciba el boletín mensual de Esfera