Cuerno de África: Poblaciones afectadas no fueron suficientemente involucradas

18 June 2012 | Sphere Project

En 2011 el Cuerno de África fue azotado por una grave sequía, exacerbada por la pobreza y los conflictos, que desplazó a cientos de miles de personas. Fotografía: Registro de refugiados en el campamento de Dagahaley, Dadaab, en el este de Kenya. © Tom Maruko/IRIN

La necesidad de involucrar más a las comunidades afectadas es la "conclusión más destacada" de un informe sobre la respuesta humanitaria a la crisis en el Cuerno de África.

El informe se centra en la calidad y la rendición de cuentas de la respuesta a la crisis en el Cuerno de África el año pasado. Es una publicación de la Iniciativa sobre normas conjuntas, un emprendimiento en el que participan el Proyecto Esfera, People In Aid y la Asociación para la rendición de cuentas humanitaria (HAP, por su sigla en inglés).

"Dieciocho años después del genocidio de Ruanda, considerado por muchos como el catalizador de la creación de HAP, People In Aid y el Proyecto Esfera, el sector humanitario sigue teniendo dificultades para centrar su respuesta en las poblaciones afectadas", señala el informe.

Las comunidades afectadas "sienten que algunas organizaciones ejecutaron sus proyectos sin tener realmente en consideración [sus] necesidades" ni la experiencia local. Según el informe, eso generó "proyectos insostenibles, que en algunos casos incrementaron la vulnerabilidad de las comunidades afectadas".

"Lograr involucrar más efectivamente de las comunidades a lo largo del ciclo de proyecto y permitir que desempeñen un papel activo es fundamental para garantizar la calidad y la rendición de cuentas en el marco de la respuesta humanitaria", indica el informe.

Resumiendo las conclusiones alcanzadas durante una misión conjunta de nueve semanas, enviada al Cuerno de África del 27 de octubre de 2011 al 31 de enero de 2012, el informe pone de relieve otras necesidades, como adoptar procesos y prácticas adecuados en materia de gestión del personal y mejorar el aprendizaje entre pares y el fortalecimiento de capacidades en relación con la aplicación práctica de las normas humanitarias.

Sobre el terreno, "la aplicación práctica de las normas resultó limitada", mientras que "algunos oficiales de alto rango, al ser consultados, dieron muestras de escasos conocimientos sobre las normas y su uso", señala el informe. En las organizaciones miembros de HAP y People In Aid, la mayoría del personal "desconocía los compromisos asumidos por su organización en materia de rendición de cuentas".

Si bien reconocen que sus conclusiones se basan en "una muestra reducida", los autores del informe "instan a la comunidad humanitaria a tener en cuenta las cuestiones planteadas".

En 2011, la crisis alimentaria que afectó a los países del Cuerno de África afectó a más de 13 millones de personas, cobrándose decenas de miles de vidas. La crisis fue el resultado de diversos factores, como la sequía, el incremento del precio de los alimentos, conflictos, inundaciones estacionales y conflictos localizados en torno a ciertos recursos.

El objetivo de la misión conjunta enviada al Cuerno de África era ayudar a las organizaciones humanitarias a poner en marcha programas adecuados y transparentes, respetuosos de las normas reconocidas en materia de calidad y rendición de cuentas. El equipo, compuesto por tres personas, apoyó las actividades llevadas a cabo por las organizaciones presentes en la región y celebró consultas con más de 25 de ellas a fin de identificar las brechas existentes en materia de calidad y rendición de cuentas y otros temas emergentes.

Para llevar a cabo la misión conjunta -una acción basada en experiencias de colaboración anteriores en Haití, Myanmar y Pakistán- fue necesario formar un equipo encargado de representar conjuntamente a las iniciativas autoras de normas humanitarias, con miras a lograr mayor coherencia entre los servicios prestados en las respuestas humanitarias.



Print this page
RSS A A A