Normas complementarias de Esfera estrechan lazos mutuos

30 November 2013 | Sphere Project

The Sphere Handbook and its four companion standardsAl ser aceptadas en el ámbito humanitario como la consolidación de las mejores prácticas vigentes y al compartir los mismos principios, terminología y estructura, estas cinco normas se han convertido en un lenguaje común para el sector.

En una reunión celebrada en Estambul el 23 de octubre, los representantes de cinco iniciativas de creación de normas humanitarias recalcaron su compromiso común de apoyar la labor sobre calidad y rendición de cuentas en todos los sectores de la respuesta humanitaria.

En los últimos cinco años, la Mesa Directiva del Proyecto Esfera ha reconocido como “compañeras” del Manual Esfera a las siguientes normas humanitarias: Normas mínimas para la recuperación económica (MERS — ésta y las siguientes son las siglas en inglés); Normas Mínimas sobre la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria (CPMS); Normas Mínimas para la Educación: Preparación, Respuesta, Recuperación (INEE); y Directrices y normas para el sector ganadero en situaciones de emergencia (LEGS).

El objetivo de los acuerdos firmados con las normas complementarias es promover la complementariedad entre normas que comparten el mismo enfoque basado en los derechos y han sido elaboradas sobre la base de consultas y evidencias. Los acuerdos dan lugar a una relación formal entre las normas complementarias y permite la inclusión de referencias cruzadas entre ellas.

En el último par de años, la relación entre el Proyecto Esfera y las normas CPMS, INEE, LEGS y MERS ha evolucionado, pasando de ser acuerdos bilaterales con Esfera a conformar una red informal de iniciativas de creación de normas. A lo largo del proceso, las normas complementarias también han descubierto numerosos vínculos existentes entre ellas.

Durante su primera reunión cara a cara, celebrada previamente a la Conferencia Mundial sobre Estudios Humanitarios, en Estambul, los representantes de las cinco iniciativas convinieron en explorar nuevas maneras de colaborar con mayor cohesión. Como primer paso, acordaron promoverse más firmemente las unas a las otras e incluir referencias cruzadas en su contenido.

Las cinco iniciativas consideran que una colaboración más estrecha será beneficiosa para todos los sectores y actores implicados, sin poner en peligro las particularidades ni el trabajo específico de cada una de ellas. En última instancia, a quienes más debería beneficiar la mayor calidad y rendición de cuentas en las actividades humanitarias es a las comunidades afectadas por desastres o conflictos.

Juntos, los cinco participantes de esta red informal de normas humanitarias abarcan ocho sectores: agua, saneamiento y promoción de la higiene; seguridad alimentaria y nutrición; alojamiento; salud; educación; protección de la infancia; gestión del ganado; y recuperación económica.

Al ser aceptadas en el ámbito humanitario como la consolidación de las mejores prácticas vigentes y al compartir los mismos principios, terminología y estructura, estas cinco normas se han convertido en un lenguaje común para el sector.


Print this page
RSS A A A

Reciba el boletín mensual de Esfera